Arcilla

Aporta una agradable sensación de confort.

¿Qué es la

Arcilla?

Aunque pueda parecerlo a simple vista, la arcilla no es simplemente tierra. La arcilla, de origen mineral, es tierra con un tamaño finísimo (inferior a los 0,0039 mm de diámetro). Procede de la erosión de rocas ricas en el mineral feldespato (Silicato de Aluminio).

Por este motivo se usan a nivel cosmético por sus propiedades terapéuticas naturales.

Descubre sus propiedades

La arcilla es desintoxicante, regenerante, revitalizante y cicatrizante debido a uno de sus componentes principales: el sílice. Gracias a su alto contenido en oligoelementos resulta muy remineralizante.

La arcilla absorbe el exceso de sebo y las impurezas en la piel grasa. Y aporta luminosidad y equilibrio a la piel seca.

Por su composición rica en aluminio, la arcilla es además un potente desinfectante y antimicrobiano.

¿Por qué debes contar con la Arcilla en tu rutina cosmética?

Además de controlar el exceso de sebo en las pieles grasas y otros problemas dérmicos, la arcilla revitaliza la piel actuando como un auténtico efecto flash. Aporta vitalidad y luminosidad a la piel.

En Boí Thermal nos hemos centrado en su aspecto más terapéutico y la hemos incluido en nuestro fango termal Sulphatherm, especialmente indicado en psoriasis y dermatitis.

Productos que contienen este ingrediente

Sulphaterm

Sulphaterm

Ver producto