Alga sulfurarea

Restauran la piel y la mantienen hidratada.

¿Qué es la

Alga sulfurarea?

Las algas sulfuraeas son algas que han nacido y crecido en entornos de agua sulfurada y, en consecuencia, han adoptado sus propiedades.

  • Agua sulfurada: es aquella que contiene en disolución sulfuro de hidrógeno (H2S) en concentraciones superiores a 1 mg/l. Y un olor que recuerda los huevos podridos. Son claras, blandas y untuosas al tacto. Y tienen un sabor salado. Son muy características de suelos fangosos. Existen dos tipos de aguas sulfuradas: cálcicas y sódicas. Otra característica exclusiva de las aguas sulfuradas es la presencia en suspensión de bacterias del ciclo del azufre (gleínas o barenginas), que potencian enormemente los efectos terapéuticos de este tipo de aguas mineromedicinales. Lo más frecuente es que se trate de aguas calientes.
  • Azufre: mineral presente en gran cantidad en la corteza de la tierra. Cumple diferentes e importantes funciones en nuestro cuerpo. Los egipcios ya lo utilizaban para purificar los templos.

Es el agua que encontrarás en la “Font de la Tartera”, uno de los 37 manantiales que brotan en el Balneario Caldes de Boí.

Descubre sus propiedades

  • Efecto antioxidante, antiinflamatorio y antialérgico.
  • Inmunoestimulante.
  • Queratolítica.
  • Emoliente y descamativa en dermatosis eccematosas.

Dentro del termalismo, las algas sulfurareas son las que poseen mayor número de indicaciones terapéuticas.

¿Por qué debes contar con la Alga sulfurarea en tu rutina cosmética?

Están especialmente indicadas en casos de psoriasis, dermatitis o acné. Además también ayudan a eliminar toxinas y a calmar la piel de eccemas o alergias.

Boí Thermal ha escogido estas algas para convertirlas en uno de los ingredientes de Sulphaterm, su fango termal.

Productos que contienen este ingrediente

Sulphaterm

Sulphaterm

Ver producto